La agencia de medición de riesgos Moody's ha puesto el miércoles bajo vigilancia la calificación de la deuda a largo plazo de Unicaja ante el riesgo de que empeore la "salud crediticia" de la entidad tras su fusión con la Caja de Castilla-La Mancha, CCM.  Según explicó Moody's en una nota, la calificación para la deuda a corto plazo se mantiene, pero se pone en duda en el largo plazo. La analista de la agencia de medición Olga Cerquiera argumentó que con la fusión se crearía una caja de ahorros con aproximadamente EUR60.000 millones en activos y una posición de liderazgo en las dos comunidades autónomas, pero subrayó que la operación estará condicionada a que se reciban las garantías financieras oportunas. En este sentido, dichas garantías asegurarían que la entidad resultante gozara de una salud crediticia sólida, consideró la experta. Si no es así, y las compensaciones recibidas no son suficientes para contrarrestar el alto riesgo de la cartera crediticia de la entidad resultante, Unicaja podría recibir un severo recorte de su calificación crediticia. Ante la incertidumbre de cómo se desarrollará el proceso de fusión y por el riesgo de la alta exposición de CCM al sector inmobiliario y su morosidad, Moody's ha decidido revisar la calificación de la deuda a largo plazo de Unicaja.