Los bancos Mizuho, con 4.560 millones y Sumitomo, con 2.892 millones registraron en el año fiscal 2008, que concluyó en marzo, su primera pérdida neta en seis y cuatro años, respectivamente, anunciaron las dos entidades. Los últimos resultados de Mizuho contrastan con el beneficio neto de 311.224 millones de yenes (2.410 millones de euros) obtenido el banco el anterior año fiscal. Mizuho vio reducidos sus ingresos por operaciones el 22,3 por ciento hasta los 3,51 billones de yenes (27.159 millones de euros) al tiempo que los de Sumitomo cayeron el 23,3 por ciento hasta los 3,55 billones de yenes (27.433 millones de euros).