El grupo gerundense Miquel Alimentació prevé para el ejercicio 2009 una caída del 10% en su facturación, después de cerrar 2008 con unas ventas de 1.170 millones de euros, un 0,2% más que el año anterior, según informó hoy la compañía en un comunicado El beneficio bruto de explotación (Ebitda) aumentó el pasado ejercicio más de un 20% y, para el conjunto de 2009, las previsiones de la empresa pasan por una caída de ventas del 10% y un aumento del Ebitda del 8%. El plan de negocio 2009-2013 incluye el crecimiento del área mayorista 'cash&carry' con 20 nuevos establecimientos en España y el lanzamiento de las franquicias Spar.