La desaceleración del crecimiento económico de Alemania el año próximo podría ser peor de lo previsto pero no hay razones para entrar en pánico, según dijo el ministro de Economía Michael Glos en una entrevista con el diario Handelsblatt. "Este año lograremos nuestra proyección de crecimiento del 1,7% a pesar de la debilidad del segundo trimestre", dijo Glos. "Parece que el año próximo será algo más difícil", sostuvo, y añadió que el ministerio volverá a evaluar su actual proyección del crecimiento en el 2009 de 1,2%, a mediados de octubre, basándose en los datos disponibles.