El Consejo de Reguladores del Mercado Ibérico de la Eléctricidad (Mibel), en el que participan la Comisión Nacional de la Energía (CNE), la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y sus respectivos homólogos portugueses (CMVM y ERSE), considera que el mercado minorista de electricidad presenta en la Península un mayor nivel de concentración. Esta mayor concentración responde "en parte" a la integración entre distribución y comercialización de los operadores responsables, que "ha facilitado históricamente la permanencia de los clientes con las comercializadoras del mismo grupo empresarial".