Metrovacesa propondrá a la junta general de accionistas que celebrará para el próximo 28 de junio lanzar una oferta pública de adquisición (OPA) sobre sus propias acciones. El objetivo es iniciar el proceso de escisión de la inmobiliaria en dos compañías, algo acordado por sus dos principales accionistas el pasado mes de febrero.
es al menos lo que consta en el orden del día de la asamblea remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que incluye una prima de asistencia para sus accionistas de 0,01 euros brutos por acción. La OPA se dirigirá a 64,53 millones de acciones de Metrovacesa, representativas del 60,39 por ciento de su capital (aquel que no controla la familia Sanahuja, su primer accionista con un 39,6 por ciento). Su contraprestación consistirá en acciones de su filial francesa Gecina, a razón de 0,585 títulos de esta empresa gala por cada acción de Metrovacesa. Gecina es la parte de la sociedad que tras la escisión quedará controlada por el actual presidente del grupo inmobiliario, Joaquín Rivero, y su socio, el empresario y también accionista de Metrovacesa Juan Bautista Soler, segundos socios de la inmobiliaria con el 36,2 por ciento del capital. Por ello, ambos ya han manifestado que acudirán a esta oferta. En cuanto al resto de socios, los accionistas de la actual Metrovacesa que quieran formar parte de la nueva empresa de Rivero y Soler deberán aceptar la OPA, mientras que no deberán aceptarla los que quieran ser socios de la otra parte de la compañía, la integrada por los activos en España y que quedará bajo el control de la familia Sanahuja. Metrovacesa tiene como otros socios de referencia a la familia Lara, con un 5,1 por ciento, y a Caja Castilla-La Mancha (2,1 por ciento). El 16,45 por ciento restante es 'free float'( porcentaje del capital de la compañía que circula libremente en el mercado). Los Sanahuja y los socios Rivero y Soler acordaron el pasado mes de febrero escindir la actual primera inmobiliaria española en dos empresas con el fin de solucionar la "confrontación" que ambos mantenían desde hacía un año y superar "la incertidumbre" que impedía su "adecuada planificación estratégica". Varias OPAs El proyecto de escisión presentado entonces, ya autorizado por la CNMV y que ahora llevan a la junta, contempla un proceso de entre siete y ocho meses de duración y varias OPAs. El canje fijado en esta primera OPA supone valorar a Metrovacesa en 75,67 euros por acción, precio un 10 por ciento inferior al de 84 euros por título al que cerró en bolsa ayer jueves. El precio de Gecina queda fijado en 129,36 euros por acción, un 4,7 por ciento por debajo de mercado. Una vez concluida esta oferta, los Sanahuja se han comprometido ya a lanzar otra OPA, esta vez sobre el 100 por cien del capital de la parte de Metrovacesa que pasen a controlar (los activos en España y unos edificios en Francia), a un precio, tras ajustes, de 83,21 euros por título. En el informe que acompaña a las propuestas de la junta Metrovacesa considera que la diferente valoración de sus acción "pone de manifiesto el valor relativo de la empresa en relación con Gecina". Entre el resto de puntos del orden del día de la junta de la inmobiliaria destaca una ampliación de capital posterior a esta primera OPA sobre acciones propias con el fin de restituir patrimonialmente a la empresa. La ampliación será de 1.830,62 millones de euros (83,21 euros por título, de los que 1,50 euros son importe nominal y el resto prima de emisión).