La canciller alemana, Angela Merkel, advirtió hoy de que la crisis griega ha colocado a Europa en una "encrucijada" y admitió que el futuro de la región depende del éxito del rescate del país heleno, del que afirmó que ha cumplido con las exigencias impuestas para recibir las ayudas. "El futuro de Europa y el futuro de Alemania en el seno de Europa están en juego. Estamos en una encrucijada", dijo Merkel en una intervención en la cámara baja del Parlamento alemán (Bundestag) en la que defendió la concesión de 22.400 millones de euros en ayudas a Grecia por parte de Alemania.