El fabricante japonés de automóviles Mazda ha cancelado sus planes de paralizar la producción de su principal planta en Japón durante dos días en junio, gracias al incremento de la demanda de varios de sus modelos, ocasionado por la puesta en marcha de ayudas directas a la compra en algunos países, informó hoy la compañía. La firma nipona ha decidido no interrumpir su producción en sus plantas locales durante los próximos meses de junio y julio, aunque resaltó que las condiciones del mercado internacional siguen siendo complicadas.