El fabricante japonés de automóviles Mazda ha decidido prorrogar de forma unilateral los incentivos de ayuda a la compra de vehículos recogidos en el Plan 2000E hasta el próximo 30 de junio, ante la "inminente" finalización del presupuesto de este programa, informó hoy la compañía.

De esta forma, Mazda asumirá los 500 euros de ayuda que proporciona el Gobierno central. Para poder acceder a esta iniciativa de la firma nipona, el cliente debe entregar un coche con una antigüedad igual o superior a diez años y adquirir cualquier modelo de Mazda, independientemente de su nivel de emisiones