El Juzgado de lo Mercantil número 2 de Las Palmas ha declarado el concurso de acreedores de Maspalomas Hoteles, sociedad propiedad de la familiar Ruiz-Mateos, cuyos miembros mantendrán sus facultades de gestión sobre la empresa.

El juez ha nombrado como administradores concursales al abogado Marcelino Alamar Llinás, al economista Antonio Camejo y a un gestor de la empresa Grisaleña, como representante de los acreedores.

Los acreedores cuentan con un plazo de un mes para comunicar sus créditos a la administración concursal, que será la encargada de elaborar el informe concursal, donde se concretará el activo y el pasivo que tiene la sociedad.

El pasado 22 de julio, el Consejo de Ministros acordó sancionar a la empresa Maspalomas Hoteles con una multa de 187.515 euros, tras detectar la Inspección de Trabajo de Las Palmas de Gran Canaria una infracción grave en materia de Seguridad Social.