La confianza de los consumidores de Estados Unidos en las perspectivas de la economía bajó en abril más de lo previsto y se sitúa en niveles que no se veían desde marzo de 1982, según datos difundidos hoy por la Universidad de Michigan. El índice de confianza que elabora esa entidad se situó este mes en 63,2 puntos, comparado con los 69,5 puntos de marzo, según cálculos preliminares que difunde la entidad a mediados de mes.
Los economistas preveían que el índice se situaría en torno a 69 puntos. El subíndice relativo a las condiciones actuales de la economía retrocedió a 78,4 puntos, el registro más bajo desde enero de 1983, comparado con los 84,1 puntos de marzo. El subíndice que mide las expectativas de los estadounidenses a un plazo de seis meses descendió a 53,4 puntos, el nivel más bajo desde noviembre de 1990, frente a los 60,1 puntos de marzo. La fuerte escalada de los precios de la energía y de los alimentos y el deterioro que se percibe en el empleo, entre otros asuntos, han influido en una actitud más sombría de los estadounidenses acerca de la marcha de la economía y así lo han reflejado éste y otros sondeos recientes en los últimos meses.