La debilitada economía estadounidense aún no ha tocado fondo, según la mayoría de economistas que respondieron la más reciente encuesta de The Wall Street Journal. Por un margen de 3 a 1, los encuestados dijeron que la economía está en recesión y casi tres cuartas partes manifestaron que no ha caído a su punto más bajo. "Es difícil decir", afirmó Lou Crandall de Wrightson ICAP, ya que "no se siente como nada que hayamos experimentado en décadas". Se trata de la primera encuesta desde la intervención de la Reserva Federal de Estados Unidos para rescatar al banco de inversión Bear Stearns de la bancarrota. La gran mayoría de economistas, 80% de los 46 que respondieron la pregunta, aprobaron el manejo que la Fed le dio a la situación.
Eso, sin embargo, no se tradujo en una buena calificación para su presidente, Ben Bernanke, o para el secretario del Tesoro Henry Paulson, quien también estuvo involucrado en el acuerdo. La nota del presidente de la Fed subió ligeramente a 78 puntos sobre 100 frente a 75 en febrero, la última ocasión en la que se hizo esa pregunta, pero está lejos de los 92 que obtuvo en septiembre. La calificación de Paulson cayó ligeramente de 74 en febrero a 73 puntos. "Bernanke ha sido muy lento", dijo David Resler de Nomura Securities. David Wyss, de Standard & Poor's Corp., señaló que la Fed estuvo rezagada la mayor parte del año pasado, actuando con demasiada lentitud para contener la turbulencia crediticia, pero ha recuperado terreno desde enero. Las medidas poco convencionales del banco central son "mejores que sentarse a ver como se derrumba el mundo porque usted no tiene la solución perfecta", añadió. Tres temas interrelacionados pesan en la evaluación de los economistas. Cuando se les consultó cual era el principal riesgo que podría influir negativamente en sus predicciones, un 35% escogió un mayor deterioro de los mercados crediticios, al paso que un 25% optó por una caída radical en el gasto de los consumidores y un 13% mencionó la persistente debilidad inmobiliaria. Richard DeKaser de National City Corp. está entre aquellos que creen que la economía comenzará a recuperarse pronto. "Primero, comenzamos a ver algo de estabilización en las ventas de viviendas nuevas y existentes", dijo. "Segundo, la incertidumbre que azota a los mercados de crédito comienza a reducirse. Y tercero, las medidas tomadas por el gobierno [el paquete de estímulo económico y los recortes de tasas] comenzaran pronto a surtir efecto". Wyss no está convencido. "Los precios de las casas aún están cayendo", advirtió. "No creo que las ventas de casas se hayan estabilizado hasta que no vea los números de este mes y el anterior", agregó. Wyss también sospecha que el consumo seguirá perdiendo fuerza. Ian Shepherdson de High Frequency Economics está de acuerdo. "Creo que la baja en el consumo mantendrá al crecimiento muy por debajo de la tendencia a lo largo del próximo año y no me sorprendería que 2010 también sea débil", aseveró. "Uno no puede andar de fiesta por una década, detenerse el sábado y esperar que la resaca haya desaparecido para el domingo a la hora del almuerzo para que la fiesta empiece de nuevo". Las predicciones de desempleo respaldan este argumento. Después de tres caídas consecutivas en las nóminas no agrícolas, los economistas esperan que la economía reduzca 1.625 empleos al mes, en promedio, a lo largo del próximo año con lo que la tasa de desempleo que ahora se ubica en 5,1% ascendería a 5,6% para diciembre. Los economistas encuestados creen que el Producto Interno Bruto de EE.UU., que creció una modesta tasa anual de 0,6% en el cuarto trimestre de 2007, se expandirá, en promedio, un anémico 0,2% en el primer trimestre y 0,1% en el segundo, seguido de un incremento de 2,1% en el tercero. La mayoría anticipa una contracción en el primer semestre del año, aunque quienes esperan crecimiento dejaron el promedio en terreno positivo. Los encuestados opinan que la Fed reducirá su tasa de referencia en medio punto porcentual desde el actual 2,25% para junio para luego no hacer nuevos cambios el resto del año. Wyss, de Standard & Poor's, ofreció un rayo de luz. "Creo que el mercado bursátil tocó fondo", dijo. "Habitualmente toca fondo tres o cuatro meses antes que la economía".