Después de un comienzo de año muy bueno para los activos de riesgo, los mercados han cambiado de dirección desde las últimas semanas de enero, con correcciones en renta variable, renta fija corporativa y, especialmente, en renta fija emergente.

Y es que, si 2012 fue un gran año para la deuda emergente, tanto la denominada en divisa dólar (el índice JP Morgan Embi Global avanzó un 16,2%) como en divisa local (el índice JP Morgan GBI-EM Global Diversified se revalorizó un 16,8%), este año lo que toca es ser más selectivos en este mercado.

Primero en divisa fuerte, por la limitada protección que ofrecen algunos de los bonos denominados en dólares con calificación crediticia elevada. La calidad de los fundamentos económicos de los países emergentes con elevada calidad crediticia, en comparación con la débil situación de las economías avanzadas, ha llevado a las primas de riesgo a cotizar en mínimos históricos, reduciéndose el atractivo de dichos títulos en un momento en el que es más probable un aumento de los rendimientos del bono de Estados Unidos como consecuencia de la recuperación de las perspectivas económicas. Hay que evitar fondos de renta fija emergente con presencia significativa en deuda de Brasil, China, Corea del Sur, Chile, Perú o Polonia, y apostar por aquellos que cuentan con títulos de países con calidad crediticia high yield.

Evolución de la prima de riesgo de regiones emergentes (puntos básicos respecto a la rentabilidad del bono de Estados Unidos a 10 años)



Fuente: JP Morgan

Segundo en divisa local, porque el cambio en las expectativas sobre tipos de interés y crecimiento económico también jugará un papel clave en la evolución de las divisas emergentes. Hay que centrar la exposición en aquellos fondos que inviertan gran parte de su cartera en títulos emitidos en divisa local de países con buenas perspectivas de crecimiento, como puede ser el caso de Rusia, China, Tailandia, Malasia, Indonesia, México y Nigeria.

Con el fin de invertir en ambas categorías de activo, mi recomendación de esta semana se basa en dos fondos cuyo posicionamiento actual se ajusta bastante a lo que he comentado anteriormente. El AXA Global Emerging Market Bond (más del 60% de la cartera en títulos con calidad crediticia de BB o inferior) para la categoría de renta fija en divisa dólar, y el PICTET Local Emergency Debt (buen posicionamiento a nivel regional y con apuesta acertada, en mi opinión, a bonos ligados a inflación de Brasil), para la correspondiente en divisa local.

Evolución de los fondos AXA Global Emerging Market Bond y Pictet Emerging Local Currenty Debt



Fuente: AllfundsBank