“Todo depende de Grecia”. Es la frase con la que se despidieron los mercados el pasado viernes y, después de conocer que el país heleno ha votado a favor de seguir en el euro, los mercados no han dudado en rebotar. Eso sí, parece que todo el problema de Europa no era Grecia. Apenas un  hora de sesión ha dado para que los principales índices vuelvan a terreno negativo. Los expertos avisan: podríamos ver incluso los 5.400 puntos del Ibex35.
La moneda se lanzaba la semana pasada al aire. Cara o cruz. Todo dependía de Grecia pues del resultado de sus elecciones dependería su permanencia o no en la región del euro. Después del día D, tenemos las primeras conclusiones sobre la mesa: Grecia consigue que los partidos moderados suban al poder. Aquellos proEuropa y proeuro. Los expertos reconocen que “es el mejor de los resultados y evita caer en una situación de crisis mayor en la periferia”, admite Félix González, socio director de Capitalia Familiar EAFI. Y además “da tiempo al gobierno español para demostrar a los socios europeos que lo está haciendo bien y está tomando las medidas adecuadas”. Desde JP Morgan reconocen que “parece que las elecciones griegas le darán a Europa lo que necesita, tiempo para que los políticos se pongan a hablar de España, y las bases de la Unión Bancaria. Hay un sentimiento generalizado de que estas elecciones simplemente han aplazado el problema, pero no lo han resuelto”.

Tristan Cooper, analista de deuda soberana de Fidelity reconoce que "todo el mundo se pregunta ¿y ahora qué?. Este resultado no varía el hecho de que la economía griega se encuentra sumida en un profundo agujero sin una clara ruta de escape. La troika ha dicho que podrá revisar los tiempos pero no el contenido". Con el programa de marzo ya en vías de incumplimiento, "esta situación lleva a preguntarse si existe un programa que pueda tener éxito cuando el riesgo de implementación es tan alto". El experto de Fidelity reconoce que "nuestra mayor preocupación es que los legisladores europeos se relajen por los resultados de estas elecciones y levanten el pie del acelerador, lo cual conllevaría una decepción aún mayor de los mercados si luego no consiguen una mayor integración fiscal y financiera en Europa. Al final, la historia macro europea es lo que importa".

Quizás por ello hoy el Ibex35 recorta posiciones. Se deja más del 1.8% y vuelve de nuevo a los 6.596 puntos. Luis Francisco Ruiz, analista de estrategiasdeinversion.com reconoce que el “mercado pide medidas contundentes y una salida de Grecia las habría precipitado. Ahora toca esperar que se tomen. El mercado vuelve a mostrar que son necesarias más medidas”. El mercado de deuda sigue tensionado – el bono español a diez años ha llegado a cotizar por encima del 7%- con una prima de riesgo que sigue superando los 530 puntos básicos.

Mercado de deuda europeo. Fuente: bloomberg.



Hasta entonces, los expertos consideran que el Ibex35 “ha hecho un suelo de corto plazo pero todavía queda un poco más para llegar a los mínimos de 2004, en los 5400 puntos. Y viendo la volatilidad que sigue habiendo, no es descartable verlo en esta zona en próximas sesiones”, reconoce Luis Lorenzo, analista de Dif Broker.



Por arriba, cierres por encima de los 6.700 puntos daría lugar a buscar los 7.200 y 7.500. Sin embargo, mientras "no sea capaz de sueprar los 6.900 puntos, iremos a buscar los 6300 puntos e incluso,  una vez perforado este nivel, nos iremos a buscar los 5.500 enteros", reconoce Alejandro Martín, subdirector en España de Hanseatic Brokerhouse.