La inmobiliaria Martinsa-Fadesa, en concurso de acreedores desde el pasado mes de julio, perdió 2.471 millones de euros en 2008, frente al beneficio de 60 millones de euros de 2007, por el deterioro del valor de sus activos. Según las cuentas remitidas hoy a la CNMV, el aumento de las pérdidas de la compañía se debió a los 2.264 millones de euros, que la inmobiliaria contabilizó en el citado periodo por amortizaciones y provisiones. La facturación total de la compañía ascendió a 614 millones de euros en 2008, casi la mitad de lo registrado un año antes, en tanto que las pérdidas brutas de explotación o Ebitda se situaron en los 328 millones, frente a los 16 millones de 2007.