La cadena británica de establecimientos minoristas Marks & Spencer incrementó sus ventas un 7% en el primer trimestre de 2007, anunció hoy la compañía en un comunicado. Los ingresos de la empresa en el extranjero aumentaron un 14,8% en el trimestre gracias a la apertura de establecimientos en Lituania, Taiwán y Ucrania, mientras que las ventas en el Reino Unido se incrementaron un 6,4%. Las ventas de artículos textiles y ropa aumentaron un 3,5%, mientras que las de productos de hogar se incrementaron un 13,4%. Las ventas de comida crecieron un 8,5%. El presidente de la compañía, Stuart Rose, se mostró satisfecho con los resultados, aunque destacó que el entorno comercial a corto plazo presenta numerosos desafíos por los crecientes tipos de interés y la volatilidad del mercado.