Jornada festiva en nuestro país...y  casi en las recomendaciones de los brokers. Tan sólo dos compañías en el punto de mira: Mapfre y Banco Popular. La primera, con un potencial a ojos de los expertos con el que no cuenta la segunda.

El mercado español cotiza con caídas en una sesión festiva en nuestro país. La vista sobre los 7.700 puntos y parece que los números rojos no habrían llegado a su fin. Todo dependerá de si el selectivo es capaz de superar los 7800 puntos pues “si no los supera, volverá a caer. de hecho, los especuladores más agresivos están preparados para vender en 7800 puntos”, explica José Luis Cava, analista independiente en el último videoanálisis Premium. El soporte, continúa, está en la zona de 7600 puntos “que corresponde con los máximos del 20 de agosto”.

Todavía resuena en el mercado el recorte de calificación crediticia realizada por S&P esta misma semana. Ahora todos pendientes de ver si Moody´s sigue el mismo camino y abre el camino para que la deuda española pierda el “grado de inversión” para convertirse en “especulativo”, algo muy negativo para el Tesoro pero también para las compañías más endeudadas. Ver:¿Cuáles son las compañías del Ibex35 más endeudadas?

Sin embargo, no todo es negativo. Mapfre ya tiene descontado en su precio la rebaja de la agencia a BBB-, según Morgan Stanley, por lo que reiteran la compra del valor. El broker explica que “la mayor parte del negocio no es sensible al “rating” (Mapfre Re & Riesgos Globales sólo representan un 13% del BPA) por lo que estimamos un impacto muy limitado a nivel operacional (de 8.7x PE`13 a 9.4x PE vs. sector a 11x). Además, sigue cotizando con un 15% de descuento vs. comparables en LATAM a pesar de fuerte exposición a la región y cuenta con un ratio de Solvencia 1 >200%”. El objetivo que otorgan es de 2,3 euros.

Consenso brokers sobre Mapfre


Menos alegre es la recomendación que lanza Citi sobre Banco Popular, a la que recomienda vender con un objetivo que coloca en los 1,15 euros. La compañía está pendiente de confirmar fechas en las que llevará a cabo la ampliación de capital con la que pretende captar hasta 2500 millones de euros. Una operación que los expertos no terminan de ver muy claro, primero por el efecto dilución que tendrá y además por el hecho de estar en un sector al que le queda un tiempo para ver la luz.