El primer ministro del Gobierno escocés, Alex Salmond ha anunciado la aprobación del proyecto de energía de las olas de Scotish Power, filial de la eléctrica española Iberdrola, frente a las Islas de Orkney que se convertirá en el más grande del mundo por capacidad instalada. El complejo estará formado por cuatro generadores flotantes Pelamis de 160 metros de longitud, denominados serpientes marinas, con una potencia de 750 kW cada uno y que aprovecharán el movimiento de las olas para generar electricidad y permitirán el suministro de electricidad a más de 2.000 hogares, lo que convierte a esta planta de energía de las olas en la mayor del mundo por capacidad instalada.