El número de trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo (ERE) aprobados por las autoridades laborales se redujo a más de la mitad en los dos primeros meses de este año en comparación con igual periodo de 2009, aunque los expedientes autorizados aumentaron un 3,3%, según los últimos datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración.

En concreto, 50.556 trabajadores se vieron afectados por un ERE hasta febrero, frente a los 125.011 de igual periodo de 2009, lo que, en términos relativos, implica un descenso del 59,5%, después de meses subiendo a tasas de hasta cuatro dígitos.