Se cierra una semana agitada en el mercado de renta variable. Tanto Europeo como español. El Ibex35 cierra la sesión con una caída del 1.19% que le lleva a los 9.484 puntos. SE cierra así una semana en la que las dudas sobre Italia, el repunte de la deuda y los bancos han ayudado a inyectar volatilidad en los índices. Apenas media hora antes de conocer cuáles serán las entidades que aprueben o no los test de estrés – tanto de la Agencia Bancaria Europea como del Banco de España – los bancos se comportaron con gran volatilidad.

Bankinter se convirtió en una de las entidades más penalizadas. Al ritmo del 2.17%, cerró la sesión en los 3.97 euros. Pero no quedó sólo. Banco Popular se movió muy cerca: caídas del 1.45% para unos títulos que comenzarán a cotizar el lunes en los 3.48 euros. Banco Sabadell descontó un 0.68% de su cotización mientras que Santander negoció sus títulos con caídas del 1.2%, hasta los 7.25 euros, y BBVA perdió un 1.56%.  

Y aunque protagonistas, los bancos no fueron los únicos que se subieron al carro de las caídas. OHL se convirtió en el valor que más perdió. Una caída del 3.39% hasta los 23.93 euros. Técnicas Reunidas descontó un 2.29% de su cotización, que marcó en los 29.48 euros su último movimiento.

Del resto de pesos pesados, Telefónica cerró la sesión con caídas del 1.30% hasta los 15.62 euros. Repsol perdió un 1.89% y cerró en los 21.32 euros en tanto que Iberdrola descontó un 1.28% de su cotización.

En positivo, valores como Mediaset lideraron las ganancias. Una subida del 1.39% que llevó a sus títulos hasta los 5.76 euros. Grifols sumó un 1.16% en tanto que  FCC y Amadeus firmaron la sesión con subidas de más del 0.1% , hasta los 18.52 euros y 13.72euros, respectivamente.

Se cierra una sesión en la que la rentabilidad del bono español se mantuvo por encima del 6%, con un euro que marcó en los 1.41 dólares su último movimiento.