Las próximas pruebas a las que serán sometidas las entidades este mes contemplan, además, una caída del 15% en los mercados de renta variable.


Según publica el diario Handelsblatt, los test de estrés a la banca de esta primavera darán como resultado, en base a datos que maneja la Autoridad Bancaria Europea, un crecimiento del PIB de la Unión Europea y un escenario inflacionista, en un primer momento, que dará paso a un desploma bursátil del 15% para las entidades financieras, junto a un retroceso de medio punto de la economía europea para 2011 y de otro 0,2% de cara al próximo año.