Los socios rusos con los que la petrolera británica BP controla a partes iguales la sociedad de riesgo compartido TNK-BP atribuyen los enfrentamientos que están teniendo ambas partes en los últimos meses a una disputa sobre un proyecto petrolero en Irak, publica hoy el diario The Times. El rotativo, que cita a Stan Polovets, el consejero delegado de AAR, el consorcio formado por cuatro millonarios rusos que comparte con la petrolera británica el control de TNK-BP, señala que el origen de los enfrentamientos está en el pasado otoño, cuando los socios rusos querían desarrollar un proyecto en el Kurdistán iraquí.