Los sindicatos se manifestarán el 23 de febrero contra el la propuesta del Gobierno de reformar el sistema público de pensiones, lo que supone atrasar la edad de jubilación a los 67 años.