Las reservas de petróleo estadounidenses han repuntado en 1,7 millones de barriles. Por su parte, las reservas de gasolina cayeron en 200.000 barriles, mientras que las de destilados aumentaron en 1,1 millones de barriles.