Los precios mayoristas estadounidenses han registrado en agosto un retroceso del 1.4% debido a la fuerte caída en el precio de la gasolina, que provocó la mayor caída en el precio de la energía en más de cuatro años. El dato subyacente, excluyendo alimentación y energía, mostró un avance del 0.2% en el octavo mes del año. Los expertos calculaban un IPRI invariable durante agosto tras el alza del 0.6% experimentado en julio.