Los precios a la importación en EEUU crecieron un 1.5% en julio, más del 0.9% registrado en junio y del 1% esperado por los analistas. En términos inteanuales, el alza es del 2.8%. Si se excluyen las compras de petróleo los precios sólo habrían subido un 0,2%.