Los pedidos industriales cayeron un 0,5% en Estados Unidos en mayo, después de haber subido un 0,3% el mes anterior. Los datos son mejores de lo esperado ya que los analistas habían pronosticado un descenso del 1,2%.