Los pedidos de bienes duraderos han caído un 2,8 por ciento en mayo, frente al descenso del 1,7 por ciento que esperaba el mercado. Sin los pedidos de transporte, la cifra habría bajado un 1 por ciento. Los bienes duraderos son aquellos con una vida superior a los tres años y engloban tanto bienes finales como intermedios. Aumentos en los pedidos auguran una mayor producción industrial y viceversa.