PIMCO es la mayor gestora de fondos del mundo especializada en renta fija. Muchos de sus fondos entraron en desgracia el pasado mes de mayo, cuando Ben Bernanke adelantó en mes de mayo que la economía estadounidense estaba preparada para comenzar a retirar paulatinamente los estímulos monetarios. En ese momento, gran parte de los inversores que en los últimos años habían optado por la renta fija decidieron salir del sector, lo que ha afectado –mucho – a PIMCO.

Así, el fondo que gestiona el propio fundador de la gestora, Bill Gross ha reducido sus activos hasta 251.000 millones a finales del mes pasado, según los datos de Morningstar. En los últimos cuatro meses, el Total Return Fund ha sufrido salidas por un importe de 41.000 millones de dólares – un 14%-.

El fondo de Bill Gross tenía el 39% de su cartera en bonos estadounidenses a finales de julio, según indica la agencia Reuters. Desde que mayo la rentabilidad del bono a 10 años se ha incrementado desde el 1,93% hasta el 2,86%, que es el nivel en el que cotiza hoy.

El propio Bill Gross ya mostraba el pasado mes de agosto su preocupación en un artículo que publicaba su web y en el que aseguraba a los inversores que “ganaría la batalla contra los bonos”. (Ver: Bill Gross afirma que ganará la batalla contra los bonos).

Más tarde otro de sus directivos publicaba un artículo en Barrons en el que, en un intento por calmar a los inversores, afirmaba que la inversión en bonos seguía siendo rentable y que sólo era cuestión de encontrar el punto de inflexión de los mercados. Por lo que parece, estas muestras de tranquilidad no han hecho su efecto en los inversores. (Ver noticia)