La Federación Andaluza de Hostelería ha exigido hoy a las administraciones públicas una moratoria de cinco años para evitar un 10 por ciento de las pérdidas que calculan que se producirán con la modificación de la Ley Antitabaco, que prevé prohibir fumar en todos los locales cerrados. El presidente de este organismo, José Manuel Ledesma, ha explicado hoy en rueda de prensa que calculan que los establecimientos hosteleros andaluces perderán un 10 por ciento de facturación y en torno a un 40-45% de la clientela, fundamentalmente en el sector de la restauración, y en especial en discotecas y pubs.