Título de la película de 1988 en la que dos hermanos “gemelos” se encuentran tras ser separados al nacer. Fruto de un experimento para crear a un ser perfecto, la realidad es que nacieron dos y uno de ellos era lo contrario a lo que se pretendía.

La altura, la forma física y sobretodo la manera de ser, son diferencias evidentes entre los hermanos. También en el mercado, estos hermanos, el Eurostoxx y el IBEX, no tienen ni el mismo número de componentes, ni el mismo volumen ni por supuesto la misma liquidez.  Sin embargo y a pesar de estas diferencias, al igual que en la película, en el mercado, acaban yendo de la mano. En la primera montando una empresa de consultoría y en el mercado siguiéndose uno al otro por el camino marcado en el gráfico.

El hermano pequeño, Vicent Benedict, no más inteligente pero si más pillo, es más rápido de actuación, más impulsivo que su gemelo. El IBEX actúa igual, al menos eso es lo que parece estar haciendo en el corto plazo. Después de estar toda la primera mitad de 2012 sin parar de bajar, es en Junio, cuando se detiene en la zona de los 6000 puntos. A partir de ahí, repunta hasta los 7200 puntos, una subida de un 20% en sólo un mes. Una subida que tiene su descanso dejándose caer nuevamente hasta la zona de los 6000 puntos. Este segundo suelo es origen de un canal alcista que vemos dibujado en azul. Por dicho canal vuelve a subir la cotización y al pasar del máximo anterior, en los 7200 puntos, se activa un doble suelo (marcado en verde) con objetivo en los 8500 aproximadamente.



Ese canal que comentábamos sigue vigente hasta poco antes de entrar en Octubre, donde lo rompe a la baja con un objetivo de caída hasta los 6980 aproximadamente. Desde ese punto de ruptura, se mantiene en una zona de congestión, en una lateralidad en la que ahora mismo sigue inmersa. De caer en cierres por debajo de la zona de 7600, podríamos ver caídas hasta los 7040 puntos. Muy en línea con el objetivo de caída por ruptura del canal comentado arriba. A pesar de ello, seguimos con el objetivo pendiente de subidas hasta los 8500 puntos.
Por otro lado, el gemelo, el Eurostoxx, ha tenido un comportamiento muy parecido. En su caso, fue desde el cumplimiento del doble suelo marcado en azul, a la altura de los 2500 puntos, desde donde comenzó la caída a un primer suelo que recuerda al comentado del IBEX. La caída frena en los 2065 puntos en Diciembre 2011. Nuevamente sube un 26% hasta los 2600 y cae para frenar en el nivel de 2050, muy cercano al primer suelo.




A partir de ahí, igual que su hermano pequeño, y esta vez dibujado en verde, comienza un canal alcista que justo frena a la misma altura que el máximo entre los suelos comentados, es decir, en los 2600 puntos. El hecho de que se haya frenado en seco, es síntoma de que no tenía fuerza. Y a partir de aquí, se mantiene en una situación de lateralidad. Una situación que nos está avisando de que más pronto que tarde, el índice se va a ir hacia abajo. Comportamiento gemelo.

Ya decía Dow, cuando escribía sus artículos en The Wall Street Journal que una de los pilares del mercado es que, los índices, (Industrial y transportes en aquel entonces) deben ir a la par. Es decir, si un índice apunta a un lado será más fiable si el otro va en la misma dirección.

En nuestro caso, los gemelos acaban juntos en la película y de la mano en el mercado. El IBEX ya ha dejado de subir en el corto plazo, y lleva ya más de un mes en lateral fuera del canal alcista. Después del paralelismo tan grande demostrado, eso es lo que nos espera, previsiblemente para el Eurostoxx. Si finalmente alguno de los dos se cae, ¿adivinan qué hará su hermano?