Los futuros del crudo de Estados Unidos marcaron el viernes un récord por encima de los 90 dólares el barril, impulsados por la estrechez de los inventarios de combustibles de cara al invierno y el retroceso del dólar. A las 10:41 GMT el crudo negociado en la Bolsa Mercantil de Nueva York operaba a 90,03 dólares y posteriormente avanzaba hasta los 90,07 dólares el barril.