Las bolsas vivieron en enero uno de los peores meses de su historia al confluir, explican desde Abante Asesores
, una fuerte desaceleración económica y una serie de problemas empresariales, como el llamado “fraude del siglo” que tiene lugar en el seno de Société Générale así como los temores a que algunas aseguradoras monoline estadounidenses puedan ver rebajados sus rating de solvencia. Problemas que provocaron fuertes pérdidas en los mercados y que, por su puesto, llevaron a los partícipes en fondos de inversión a buscar refugio en productos mucho más seguros. Según los datos que aporta la patronal del sector, Inverco, el patrimonio de los fondos de inversión mobiliaria descendió en enero el 3,8% respecto al mes anterior y se situó en 229.668 millones de euros. La mayor huida se produjo en los fondos de renta variable que vieron reducido su patrimonio en 2.000 millones de euros, según informa VDOS Stochastics. Por el contrario, los fondos de renta fija a corto plazo, los monetarios y los que invierten en renta fija garantizada registraron incrementos, que fueron de 2.400, 935 y 173 millones de euros, respectivamente. Sin embargo, ninguna de las familias de fondos superó la inflación provisional de enero –situada en el 4,4%- ya que el mayor rendimiento lo consiguieron los fondos garantizados de renta variable, que alcanzaron una rentabilidad del 3,3%. Renta variable. ¿Es el momento?Si la exposición de los gestores de fondos a la renta variable acabó en 2007 en el 46,16% ésta se redujo aún más durante el mes de enero hasta situarse en el 44,79%, según el sondeo elaborado por Lipper. Sin embargo, los ánimos parecen haber cambiado, ya que tal y como aseguran desde Abante Asesores, “seguimos creyendo que hay que tener una exposición razonable en renta variable ante la falta de atractivo de los activos sustitutivos”. Aunque eso sí, matizan desde la gestora, “manteniendo cierta prudencia y dejando cierto margen de maniobra si las cosas se ponen más complicadas”. Una idea que comparte Fernando Luque, analista de Morningstar que comenta “sigo manteniendo que a largo plazo la renta variable es el mejor activo ahora mismo, y más en estos momentos, que ha bajado un 10%, con lo que el atractivo es mayor”. Según explica este experto, “a largo plazo, la renta variable debe de ser, para un inversor que tenga un nivel de riesgo medio, medio-alto, una inversión preferente”. Además, las previsiones para este tipo de activos son bastante positivas. Para Inversis Banco, la renta variable “vuelve a ser el activo con más potencial” para los ahorradores en 2008 mientras que la renta fija “no parece un activo interesante” debido a que la recepción de flujos en los últimos meses se ha producido por la salida de los bonos corporativos y renta variable, y no tanto “por un efecto de impacto real en la economía”, aseguran desde la firma de asesoramiento para inversores. Por su parte, el presidente de Inverco, Mariano Rabadán estima que los fondos de renta variable crecerán entre un 7 y un 10% en 2008. Según explica el presidente de la patronal de los fondos de inversión, “la crisis actual durará todavía tres o cuatro meses, pero tarde o temprano –dice- la Bolsa volverá a subir”. Para Rabadán, “este año será al revés que en 2007: el primer trimestre será malo, pero el segundo muy bueno”. Para el presidente de la agrupación de instituciones de inversión colectiva, “posiblemente en abril se parará la salida de inversores de fondos y a partir de ahí habrá un retorno progresivo hacia la renta variable”. Refugiarse en fondosPero, ¿y hasta entonces?. Hasta que las aguas estén calmadas, el consejo de los expertos consultados por Estrategias de Inversión pasa por diversificar muy bien las inversiones y tener muy claro el riesgo que se quiere asumir, ya que tal y como explica Fernando Luque de Morningstar, “lo importante no sólo es mirar la diversificación en términos de rentabilidades sino también en términos de riesgo, de ahí que lo importante –añade el experto- sea saber qué nivel de riesgo se quiere asumir y tener claro el nivel de rentabilidad que se desea”. Para quien no quiera asumir riesgos el consejo de este experto pasa “por los fondos de renta fija a corto plazo, como los monetarios”. Y es que, a pesar de que los fondos de renta fija se han visto afectados por la crisis crediticia y la falta de liquidez, los expertos consideran que estos productos constituyen uno de los mejores vehículos de inversión frente a la renta variable para los más indecisos. También los novedosos fondepósitos serían una de las opciones a tener en cuenta por los expertos. Fondos que invierten la mayor parte de su patrimonio en depósitos bancarios. El resto se coloca en activos de renta fija o privada emitida en mercados autorizados. Un producto, asegura Luque, “que puede obtener rentabilidades superiores a los monetarios” aunque habrá que vigilar –añade el experto de Morningstar- “qué comisión de gestión van a cobrar este tipo de fondos, porque en los fondos de renta fija y monetarios lo que determina la rentabilidad final del producto son las comisiones”. Además, otro de los puntos a tener en cuenta será, a juicio de Fernando Luque “ver si estos fondos pueden acceder a las promociones que hacen los depósitos, algo que dudo”, concluye el experto.