Los biocombustibles representan un problema moral y la peor parte de las protestas desatadas por las alzas en los precios de los alimentos está por venir, advirtió el viernes el titular del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn. "Cuando producimos biocombustibles basados en productos agrícolas que no se usan para alimentos, eso está bien. Pero cuando se hacen en base a productos alimenticios, eso representa un gran problema moral", afirmó Strauss-Kahn a la radio Europe 1. Al ser consultado sobre si apoyaría una posible moratoria de los biocombustibles, Strauss-Kahn dijo: "Cuando usen productos alimenticios". Los países necesitan alcanzar un equilibrio entre afrontar los problemas ambientales y el deber de asegurar que la gente no muera de hambre, sostuvo, agregando que las protestas que ocurrieron alrededor del mundo por las alzas en los alimentos podrían agravarse.