Vivendi tuvo 2.603 millones de euros de beneficios el pasado año, una ligera caída del 0,8% que el grupo francés de comunicación atribuyó a efectos del incremento de la dimensión de la empresa. Vivendi precisó en un comunicado que a perímetro constante el resultado progresó un 8,4%. La diferencia se explica por la incidencia en su resultado operativo de los costes de integración y de integración del operador de telecomunicaciones Neuf Télécom (245 millones de euros) y al escalonamiento de los ingresos de juegos de vídeo (416 millones). El resultado operativo ajustado (EBIT) disminuyó un 2,9% hasta 4.260 millones de euros. La facturación, por su parte, experimentó un alza del 17,2% hasta 25.392 millones de euros, lo que se explica en gran medida por el tirón del 28,1% de su filial de telecomunicaciones SFR a 11.553 millones de euros, debido en gran medida a la integración en las cuentas de Neuf Cegetel a partir del 15 de abril.