El ataque dirigido ayer contra la casa y el coche del ex presidente del Royal Bank of Scotland (RBS), Fred Goodwin, ha hecho saltar las alarmas de los banqueros y grandes ejecutivos del Reino Unido, que han optado por contratar los servicios de guardaespaldas, informa hoy el diario "The Times". Según la empresa de seguridad Kroll Security Consulting Group, el miedo a que determinados grupos y organizaciones extiendan las protestas violentas al resto del sector financiero ha llevado a muchos directivos a optar por la seguridad privada, tanto para ellos mismos como para sus familiares. Los temores surgen después de que este miércoles la casa escocesa de Sir Fred Goodwin amaneciera con varias ventanas rotas, al tiempo que un Mercedes S600 aparcado en la entrada a la propiedad resultó seriamente dañado. Goodwin se ha convertido en los últimos meses en objetivo de críticas de la sociedad británica, que le culpa de haber propugnado un "avaricioso" modelo financiero que ha llevado al sistema hacia el colapso, perjudicando en último término a las pequeñas economías familiares. Además, el hecho de que este banquero, que llevó a la ruina al RBS, vaya a recibir una pensión vitalicia anual de unas 700.000 libras (762.000 euros) mientras el contribuyente financia el rescate de esta entidad, ha alimentado la ira de los británicos.