Dos años después de que los peligrosos préstamos concedidos por los grandes bancos norteamericanos estuvieran a punto de destruir la economía de EEUU, los reguladores de los mercados han comenzado a restringir aquellas vías por las que los bancos pueden hacer dinero.

Así que los bancos, parecen obligados a recurrir a nuevas alternativas para hacer dinero. Y eso supone nuevas comisiones, pagadas por... usted!

En concreto, los reguladores han decidido limitar los importes que los bancos pueden cobrar a los comercios por el pago a través de las tarjetas de débito. Según una consultora, esto supone que los bancos dejarán de ingresar unos 10,000 millones de dólares cada año. Por lo que los bancos están estudiando la creación de una comisión anual por el uso de esas tarjetas de débito, con el fin de "rescatar" esos miles de millones que dejan de ingresar.

Además, los bancos también están trabajando en la posibilidad de crear nuevas comisiones en las cuentas corrientes. Y limitar el número de transacciones que se pueden realizar cada día. Y limitar el importe de las compras que se pueden realizar. Y eliminar cualquier tipo de obsequio a los clientes.

Los bancos tienen derecho a hacer esto, por supuesto. Los bancos pueden cobrar las comisiones que consideren oportunas por sus servicios.

Pero eso no significa que usted esté obligado a pagar más.

Dados los grandes beneficios que el sector bancario está generando, los bancos no necesitan realmente buscar estas nuevas alternativas para sobrevivir. Por lo que surge una gran oportunidad para la entrada de nuevos bancos en el mercado, que ofrezcan unos servicios bancarios a unos precios mucho más razonables.

Lo que necesita este país es un banco tipo Wal-Mart: una empresa comprometida con una oferta de productos a bajos precios y de alta calidad. Y es por ese motivo, por el que la actual industria financiera lucha día tras día para que Wal-Mart nunca pueda ofrecer ningún tipo de servicio financiero.

Las nuevas comisiones son molestas y los bancos generan suficientes beneficios. Así que si Wal-Mart no puede ofrecer a este país lo que necesita, esperemos que algún gran empresario tome nota de todo esto.

Artículo original de Henry Blodget publicado en Business Insider
Henry Blodget es CEO y Jefe Editor de Business Insider