El gestor especializado en banca explica y argumenta en esta entrevista la estrategia del fondo que dirige, en un momento muy complicado para el sector. En su cartera se encuentran nombres como Santander, Intesa, HSBC y Lloyds.

Teniendo en cuenta la complicada situación del sector bancario, en la actualidad, ¿cuál es la estrategia de su fondo?

Creo que, en efecto, gestionar un fondo dedicado a los bancos no es fácil, pero a veces pienso que tenemos una tremenda oportunidad. Los bancos han estado haciendo un esfuerzo asombroso a la hora de reducir los activos non-core, mejorando la solvencia y también el apalancamiento operativo y creo que seguirán haciendo lo mismo en adelante. Lo único para lo que tenemos que esperar es una subida de los tipos, lo que debería ayudar a los bancos a mejorar su rentabilidad. Actualmente, solo hay una manera de mirar a los bancos y es que están en una posición de ofrecer unos dividendos más altos, por lo que definitivamente para nosotros los bancos son una historia de rentabilidad y continuamos viendo a los bancos como un engranaje para la economía, así que lo que tenemos hoy en día es que la macro tiende a mejorar.  Los PMI llevan una buena dirección y creemos que esto debería apoyar al sector bancario en su conjunto. Esperamos que el próximo año veamos las primeras subidas de tipos, y por lo tanto, esto será un motor para obtener unos mejores ingresos, lo que derivará en una mejor rentabilidad. Así que, para resumir, lo que estamos haciendo es perseguir a los bancos que tienen un buen modelo de negocio enfocado en las comisiones, y que también intentan mejorar la rentabilidad mediante la reducción de costes y que tienen una solvencia muy buena, porque esos bancos están en mejores condiciones de ofrecer un buen rendimiento a los accionistas y también están en una buena posición para capear cualquier tipo de aumento del riesgo en el futuro. Así que queremos bancos con fundamentales sólidos y lo bueno es que hoy en día esos bancos son baratos.

Banco Santander es una de sus principales posiciones en la cartera ¿qué les ofrece como inversor frente a otros bancos españoles?

Cuando comparamos nuestra exposición a los bancos españoles en relación al benchmark, estamos infraponderados, y una de las principales razones que lo justifica es que somos cautos con la exposición de los bancos españoles a Brasil, Méxio o incluso Turquía. Pero la realidad es que cuando miras a bancos como BBVA o Santander, soy bancos muy sólidos y con posiciones diversificadas. Lo único que sucede es que algunos bancos tienen una posición de solvencia relativamente débil y creemos que hay una manera de aumentarla y de mejorar su política de dividendos, y realmente no estamos en este caso ahora mismo. No obstante, seguimos pensando que en el largo plazo los bancos españoles son muy sólidos y continuarán ofreciendo rentabilidad y que tienen margen para mejorar su política de dividendos.

Mantienen también Intesa San Paolo. ¿Es un buen momento para incrementar exposición a los bancos italianos?

Miramos a los bancos italianos en relación a los bancos españoles. Creo que el punto clave es que también continúan reduciendo los activos non-core, y esto se mantendrá el próximo año. Están aumentando la rentabilidad mediante la reducción de la base de costes, pero también están intentando realmente disminuir el coste del riesgo.  Cuando pensamos en 2019 y 2020, vemos que hay un mayor margen para el aumento de la rentabilidad frente a la banca española. Así que actualmente, en términos de valoración, tenemos preferencia por los bancos italianos porque están muy baratos y pensamos que sus directivos están haciendo un muy buen trabajo, por lo que pensamos que, se produzca cuando se produzca un aumento de los tipos, los bancos italianos se van a beneficiar más de ellos que los bancos españoles. Así que también es una apuesta por la capacidad de mejorar su apalancamiento operativo de cara al futuro y esto es lo que podemos tener con bancos como UniCredit o Intesa.

Han incorporado recientemente HSBC y Lloyds ¿por qué han decidido incrementar sus posiciones en Reino unido en el momento actual?

Tenemos una visión más optimista de lo que sucederá en el futuro con las compañías del Reino Unido, así que básicamente lo que hemos hecho es bastante simple, hemos aumentado nuestro peso y nuestra exposición a las compañías del Reino Unido con Lloyds y Phoenix y ya teníamos posiciones en HSBC y Standard Chartered. Nos posicionamos para afrontar un Brexit bastante suave, más que a un Brexit duro. Esta es la razón por la que aumentamos nuestra exposición a Lloyds, porque tienen una buena gestión, el banco está muy bien capitalizado y su rentabilidad es muy sólida, por lo que nos sentimos muy cómodos con el banco, incluso en un escenario de Brexit.

¿Cuál es la previsión para su fondo en 2019?

Creo que estamos en condiciones de tener un mejor año en términos de evolución del mercado y en términos de resultados para el sector bancario en su conjunto por una simple razón. Cuando miramos a los últimos 10 años, el valor en libros por acción del sector bancario no ha crecido. 2018 para nosotros fue el último año de la disminución del valor en libros. De cara al futuro esperamos que valor en libros crezca un 4% e incluso a un múltiplo estable, por lo que deberíamos ver subir el precio de las acciones. La razón por la que pensamos que el valor en libros crecerá es porque la mayor parte del impacto negativo en el valor en libros se termina, debido principalmente a la nueva regulación, pero también a las pérdidas ligadas a los activos non-core. Dado que el balance del banco está más limpio y eso significa que el gran paquete de insolvencia ya está implementado, la necesidad de una ampliación de capital ya no existe. El hecho de contar con un valor en libros en crecimiento debería llevar a un precio más alto, incluso a un múltiplo estable y cuando sea que podamos hablar de tipos más altos, deberíamos debatir sobre el segundo semestre de 2019 y específicamente sobre el primer semestre de 2020. Esto haría subir el precio de las acciones en el sector bancario, así que soy bastante optimista sobre la evolución del sector bancario en 2019.