Los accionistas de Banco Santander tendrán hasta el próximo martes, 27 de octubre, para solicitar la retribución en efectivo del dividendo que la entidad tiene previsto pagar el 4 de noviembre, poniendo así punto final a la ampliación de capital que aprobó en junio para retribuir a sus accionistas.

El Santander anunció el pasado 14 de octubre que emitirá un total de 89,62 millones de acciones en el marco del plan 'Santander dividendo elección', por el que sus accionistas recibirán una acción por cada 91 títulos antiguos, que podrán vender a la propia entidad a un precio bruto fijo de 0,12 euros.

Los expertos aseguran que el Santander tendrá éxito en su ampliación y que la mayoría de los accionistas preferirán el pago en acciones y no en efectivo, ya que el potencial de crecimiento de la entidad permite plantearse que la inversión en el banco es una apuesta a futuro.

Los analista del Selftrade, Victoria Torre, asegura que la peculiaridad de esta ampliación de capital es que es el inversor el que decide lo que quiere hacer, y que puede elegir recibir efectivo por un importe de 0,12 euros (sujeto a retención fiscal), vender las acciones al mercado y recibir efectivo (no sujeto a retención fiscal) o acudir a la ampliación, recibiendo gratuitamente las acciones que le correspondan (no sujeto a retención fiscal).

A su juicio, la decisión por una u otra forma dependerá principalmente de la fiscalidad, ya que acudiendo a la ampliación se difiere el momento de tributación, así como de las expectativas del cliente.

Si la expectativa es la de mantener las acciones del banco en espera de un crecimiento del valor de la opción, explica esta experta, lo más recomendable sería acudir a la ampliación, aunque en el corto plazo el potencial de la acción "está bastante agotado".

En caso de querer un beneficio más inmediato, la firma recomienda optar por la venta de los derechos, acudiendo al mercado o al banco en función de la cotización en cada momento.

INVERSIÓN A LARGO PLAZO

Por su parte, Nuria Álvarez, de Renta 4, subraya que si el accionista quiere obtener rentabilidad, lo mejor es vender los derechos en el mercado porque están cotizando por encima del valor que ofrecerá el banco al accionista. Sin embargo, coincide en señalar que si el accionista cree en la historia del banco y su inversión es a largo plazo, debe mantener las acciones.

En cualquier caso, esta experta señala que la operación "saldrá bien" porque el Santander plantea muchos aspectos positivos de cara a 2010 desde el punto de vista de negocio, de su diversificación internacional y de su potencial de crecimiento.

Además, recordó que las últimas adquisiciones que ha realizado se irán poco a poco reflejando en los resultados el banco y que a la entidad le reporta más beneficio que los accionistas elijan el pago en acciones para mejorar su capital

Respecto al accionista, Álvarez también resalta que si el banco refuerza su capital, esto va a permitir tener menos riesgo de que el banco pueda decidir recortar el 'pay out' o suprimir los dividendos en un futuro. Precisamente, la entidad recordó esta semana que en 2010 su política no variará y que será tendrá un 'pay out' del 50%.

Por su parte, Susana Felpeto, de Atlas Capital, subrayó que esta operación permitirá a la entidad mejorar su ratio de capital y que cualquier opción que se elija es una buena alternativa tanto para el accionista como para el banco.

A su juicio, si un accionista elige el efectivo obtiene liquidez, si vende el derecho en el mercado también obtiene rentabilidad y el banco se asegura los mismos accionistas porque otro lo compra, y que si decide apostar por las acciones, el banco ofrece las suficientes garantías para obtener rentabilidad a largo plazo de esta inversión.

Según el calendario previsto por el banco, el próximo 27 de octubre finalizará el plazo para solicitar la retribución en efectivo (venta de derechos al grupo Santander), abierto el pasado 16 de octubre, y el día 30 terminará el periodo de la negociación de los derechos, con la consiguiente adquisición por el grupo de los derechos de asignación gratuita a los accionistas que hayan optado por el efectivo. El día 4 de noviembre culminará la operación con el pago de la retribución.