El Banco de Industria Alemán (IKB) fue adquirido esta semana por el inversor estadounidense Lone Star por un precio muy inferior al que esperaba alcanzar el Banco estatal de Crédito para la Reconstrucción y el Desarrollo (KfW) de Alemania, según el rotativo económico Handelsblatt. El diario afirma, basándose en informaciones de círculos financieros, que KfW solo ingresará por la operación de venta unos 150 millones de euros, cuando inicialmente esperaba obtener hasta 800 millones de euros.
El KfW anunció este jueves la venta al inversor estadounidense Lone Star de su participación del 90,8% en el Banco de Industria Alemán (IKB) y, aunque no quiso dar cifras sobre el montante de la operación, reconoció que la operación no cumplió las expectativas iniciales. El KfW prevé cerrar hasta octubre la transacción, que todavía debe ser aprobada por el consejo de administración del banco estatal, las autoridades alemanas de supervisión financiera (BaFin) y la Comisión Europea (CE). En una reunión celebrada el miércoles, el comité presidencial del consejo de administración de KfW, entre cuyos miembros se encuentran los ministros de Economía y de Finanzas alemanes, aprobó recomendar a este consejo vender la participación de KfW en IKB a Lone Star. La presidencia de KfW y de Lone Star firmaron ayer en Fráncfort el contrato de compra, operación con la que termina el rescate de IKB y su venta a un inversor privado. IKB, especializado en la financiación de pymes, fue la primera entidad de crédito germana que reconoció estar afectada por la crisis de las hipotecas de alto riesgo estadounidenses ("subprime"). El pasado febrero, KfW acordó con la BaFin una ampliación de capital de 1.250 millones de euros (1.987 millones de dólares) mediante la suscripción de acciones de otros accionistas, a lo que siguió luego otra inyección de capital. El IKB tuvo una pérdida neta de 24 millones de euros (38 millones de dólares) en su último año fiscal, que finalizó el pasado 31 de marzo, según cifras provisionales dadas a conocer a comienzos de mes. La crisis del IKB deja un lastre contable en los libros de KfW de 7.200 millones de euros (10.584 millones de dólares) hasta el pasado 31 de diciembre. KfW cuenta con más lastres contables con el cierre de la transacción, pero no superiores al 10% de los costes ya mencionados (720 millones de euros). El anuncio de la venta disparó ayer la cotización de las acciones de IKB, ya que se especula que Lone Star deberá lanzar una oferta de adquisición obligatoria al resto de accionistas.