Liechtenstein anunció hoy su disposición a colaborar en caso de fraude fiscal mediante la firma de acuerdos bilaterales con los países interesados, en lo que supone un compromiso de aligerar el secreto bancario. "La declaración presentada hoy nos permite aportar una contribución a una solución común con el fin de hacer posible una imposición efectiva cuando haya requerimientos extranjeros en materia fiscal", dijo ante la prensa en Vaduz el jefe del Gobierno saliente de Liechtenstein, Otmar Hasler.