Liberbank y Duro Felguera protagonizaron la semana pasada algunas de las caídas más importantes en la bolsa española. El lunes, por el contrario, fueron las compañías que subieron con más ímpetu. Huelga decir que, en el caso de Liberbank ,la CNMV prohibió los cortos sobre el valor para evitar la especulación. Pero  ¿Hay opción para ellas?

Pues bien, ¿hay motivos para ser optimistas con ambas acciones? Tal y como reconoce el Departamento de análisis de Estrategias de inversion, “no hay razones fundamentales que justifiquen un cambio en el análisis fundamental de Liberbank. No obstante, de consolidarse una elevada aversión al riesgo por parte de los inversores y clientes sin razones fundamentales, es posible que el banco necesite una asistencia o intervención por razones de liquidez, no de solvencia en la que basábamos nuestra valoración fundamental (y valoración del banco”, explica Miguel Ángel García Ramos.

 

Liberbank y Duro Felguera

 

Y un punto más, la entidad tiene saneados los niveles de cobertura y la sorpresa positiva en resultados vendrá de lado de la reducción de provisiones, gracias a la mejora del mercado inmobiliario. Además, la valoración del stock es atractiva. Respecto a nuestras estimaciones para 2017 (BPA de 0,08€/acción), cotiza a 12x PER y 0,4x P/BV (valor en libros según balance). (Ver: Liberbank, una inversión en valor)

Las estimaciones de los brokers sobre el valor están por encima de su precio actual de mercado, en el momento de hacer el artículo en el valor tendría que subir un 32% hasta alcanzar los 1,18 euros fijados por el consenso.

Desde un punto de vista técnico, es evidente el deterioro que ha sufrido la compañía a corto plazo. Con una puntuación de 6 sobre 10, el valor sigue teniendo una tendencia alcista de largo plazo, con un momento total positivo mientras que la volatilidad desaconseja estar en el valor en todos los plazos.

 

Liberbank

 

Y ¿qué hay de su patriota? Las subidas que experimentaron ayer los títulos de Duro Felguera le volvieron a dejar sobre la zona de 0,69 euros, lejos todavía de los 1,39 euros, su nivel máximo anual. Ahora los expertos creen que el nivel a vigilar serían los 0,49 euros, nivel que en caso de perder le llevaría directamente a mirar a sus mínimos históricos, en los 0,22 euros que marcó en septiembre de 2002.  Por la parte superior del gráfico, los expertos creen que en la primera resistencia con la que se encuentra la compañía está en los 0,73 euros por acción. Las previsiones del consenso son un más optimistas sobre la compañía y creen que podría subir un 52% si consigue alcanzar el 1,05 de objetivo.

¿De qué dependerá? De que consiga disipar las dudas sobre la viabilidad del proceso de negociación con los acreedores, tal y como expone Link Securities. La propia compañía comunicó la semana pasada que sigue con el proceso de negociación sobre vencimiento de deuda y garantías comerciales, esperando que se produzcan avances significativos en un corto espacio de tiempo y sin que ello tenga repercusión en el desarrollo de sus operaciones habituales, que siguen su curso con normalidad. 

Los expertos de la casa de análisis recomiendan mantenerse al margen del valor “dado el riesgo que conlleva la operativa en el mismo en estos momentos”. Lo cierto es que la situación técnica de la compañía, según sus indicadores, no invita a entrar en una compañía con tendencia bajista en todos los plazos, momento negativo y volatilidad creciente.

 

Duro Felguera

 

Te interesa leer:  ¿Puede pasar lo de Banco  Popular en otros valores españoles?