Las ventas pendientes de viviendas bajaron en EEUU un 0,5% en febrero respecto a enero, cuando habían subido un 2%.

El dato ha sorprendido negativamente al mercado. Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media una subida del 1%.

En tasa interanual, las ventas pendientes aumentaron un 13,9%, por encima del alza del 10,3% de enero y del 9,7% que esperaban los economistas.

El índice de viviendas pendientes de venta es considerado un indicador adelantado de hacia donde irán las ventas de viviendas de segunda mano ya que se realiza en base a los contratos de venta de un inmueble ya firmados, pero que no se materializan hasta uno o dos meses después.