Las ventas minoristas en España mantuvieron su caída en julio debido a que las débiles condiciones económicas perjudicaron la confianza de los consumidores y el consumo familiar, según los datos publicados el viernes por el Instituto Nacional de Estadísticas. Las ventas minoristas cayeron un 4,6% interanual en julio, tras bajar un 3% en junio, un 7,8% en mayo y un 8,4% en abril, señaló en INE.