Las ventas minoristas de Alemania sufrieron un retroceso del 1.5% en el mes de agosto. Una caída  que se agudiza si el dato se pone en perspectiva respecto al año anterior, cedió un 2.6% interanual. Una referencia que se coloca muy por debajo de las estimaciones de los analistas que apuntaban a una subida de una décima para el octavo mes de laño.