Las matriculaciones de automóviles en el mercado británico se situaron en 367.929 unidades durante el mes pasado, lo que se traduce en un incremento del 11,4% en comparación con las cifras del mismo mes del ejercicio precedente, según datos de la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes del Motor (SMMT por sus siglas en inglés). La patronal de los fabricantes de Reino Unido señaló que este incremento de las ventas de automóviles es consecuencia de la puesta en marcha de ayudas directas a la compra de coches por parte del Gobierno británico. El director de la SMMT, Paul Everitt, explicó que las entregas de coches nuevos se incrementaron en septiembre "por tercer mes consecutivo". "Las condiciones del mercado continúan siendo difíciles con la demanda siendo apuntalada por la extremadamente exitosa de los incentivos a la compra", añadió.