Las reservas de petróleo en Estados Unidos bajaron en 4,6 millones de barriles la semana pasada y se situaron en 302,2 millones, anunció hoy el Departamento de Energía. La mayoría de los analistas esperaba una reducción de alrededor de un millón de barriles en las existencias de crudo.