Las peticiones iniciales de subsidio por desempleo bajaron en 11.000 durante la semana que terminó el 10 de noviembre para totalizar 330.000, según acaba de anunciar el departamento de Trabajo de EEUU. Los expertos consultados por Bloomberg esperaban justo esa cifra.