El sistema Coca-Cola España, integrado por la filial del fabricante de refrescos y siete empresas embotelladoras de capital 100% español, deja de ingresar más de 60 millones de euros anuales como consecuencia de las ventas de Coca-Cola importada.