No necesitaban los mercados un nuevo foco de inestabilidad, pero el dedo tuitero de Donald Trump ha señalado el posible inicio de una guerra comercial con el resto del mundo. Y el mundo financiero ha reaccionado, eso sí, con fuertes caídas. El temor a un enfrentamiento ha llevado a los principales índices europeos a perder más de un 2%. También el Ibex, que pierde un 2,97% en la semana.

El selectivo español ha sufrido la tercera mayor caída del año al dejarse un 2,13% y cerrar en 9.531 puntos.  Un nivel crítico para los analistas técnicos.

Según el analista de CMC Markets, José Luis Herrera, "sigue vigente el canal descendente que dio comienzo en los altos del pasado mes de mayo, y que ofrece una posible zona de apoyo en los 9.500 puntos actualmente. La zona entre los 9.930-10.000 puntos es la referencia a batir como resistencia cercana, según muestra el gráfico":

Ibex José Luis Herrera

Roberto Moro comentaba esta mañana que el índice español no debería perder la cota de 9,570 puntos. En su opinión, “Por debajo de ese nivel, lo más probable es que la corrección se acentúe. De la misma forma, los 10.000 pasan a ser la resistencia clave".

La corrección no ha dejado a un índice europeo en positivo. La decisión del presidente de Estados Unidos de iniciar una guerra comercial con el resto del mundo (ya que es fácil ganarlas, ha dicho este viernes), ha descolocado a los mercados. El problema es que se espera que el resto de países del mundo reaccionen al arancel del 25% a las importaciones de acero y del 10% a las de aluminio. Europa ya ha adelantado que piensa responder a esta medida.

El impacto ha sido tal, que ni una sola empresa del Ibex 35 ha terminado en positivo. Es más, sólo 16 compañías del continuo se han librado del rojo. La que mejor se ha comportado, no obstante, ha sido Duro Felguera, que se ha apuntado un 9,23% durante la sesión.

La cotizada que peor se ha comportado durante la sesión ha sido  Técnicas Reunidas, que ha caído un 4,30%, seguida de Siemens Gamesa, que ha cedido un 4,12% y Arcelormittal, que ha acabado un 3,61% abajo. Entre las grandes, Santander ha cedido un 2,18%, BBVA ha retrocedido un 2,18% y Telefónica ha acabado con un descenso del 1,45%.

El temor ha tenido un reflejo inmediato en el llamado índice del miedo, que ha vuelto a repuntar. Bloomberg publicaba que el S&P 500 ya ha experimentado más días con movimientos al alza o a la baja de más del 1% que en todo 2017.

vix

Y la agenda de los próximos días tampoco ayuda. No sólo se trata de las elecciones en Italia de este domingo, o la lentitud en la formación de un gobierno en Alemania. Se da por seguro que la FED de Jerome Powell volverá a subir tipos este mes y que el BCE podría anunciar un cambio de discurso que vaya preparando a los inversores para el fin del QE a partir de septiembre. La rentabilidad del bono americano a 10 años ha terminado de nuevo más cerca de 2,90%.

Otra de las consecuencias de este proyéctil a la globalización que ha lanzado Trump ha sido la subida del Euro frente al dólar. La divisa europea ha actuado como moneda refugio y ha terminado en XX unidades.

Según David Madden, analista de CMC Markets UK, "el EURUSD encontró soporte en el area de 1,2150 antes de rebotar y ese se ha consolidado como un soporte principal. Sólo un movimiento por debajo de ese nivel desencadencadenaría un movimiento hacia la zona de 1,20. Necesitamos ver movimiento de vuelta a la zona de 1,2320 para que se estabilice y ver el retorno a los máximos cercanos a 1,25”, ha explicado en una nota para sus clientes.

Como refugio también ha actuado el oro, que se ha apreciado hasta 1.316 dólares la onza. El petróleo, por su parte, se ha enfriado hasta 63,81 dólares el barril.